¿Cómo afrontar el fenómeno de la inmigración?

Para empezar, me gustaría decir que al principio no entendía la pregunta, porque para mí la inmigración no es un problema al que haya que enfrentarse de ninguna forma. Siempre he creído que las migraciones son como el ciclo de la vida, tienen que pasar. Es lo natural que las personas se muevan y se trasladen a lo largo de su vida, aunque sea dentro de su propio país. Además, para el país receptor de emigrantes, es beneficioso.
Pero, para responder a la pregunta, se me han ocurrido varias ideas.
En las escuelas, podrían organizarse programas de intercambio, para que los alumnos pudiesen comparar su estilo de vida con los de otros países. Además, esos intercambios deberían estar más subvencionados por el Estado de lo que lo están en este momento. Aunque para nosotros es bastante normal ir a Francia o Reino Unido de intercambio, sobre todo porque son el francés y el inglés los idiomas que aprendemos en el colegio, pero también deberían organizarse viajes de estudios a otros países que nos son más desconocidos, y desde los cuales han venido amigos, vecinos … Aunque muchas veces eso sería complicado, debido a que si la gente emigra de ellos no es por gusto, sino por que hay problemas graves.
Como es difícil ir de viaje de estudios a esos países, y sobre todo convencer a los padres de que a sus hijos no les va a pasar nada, sería más útil y fácil que los profesores se tomaran en serio que ellos tienen gran influencia en la educación de los niños y jóvenes. Por ejemplo, serían interesantes dinámicas de clase con presentaciones de los alumnos inmigrantes sobre sus países, para conocer su país y entender las razones por las que tienen que mudarse de un país a otro. Además, en cada familia hay algún tío o abuelo que ha tenido que emigrar durante su vida, así que también los alumnos que han nacido aquí podrían hacer una exposición sobre su “tío de Francia” o “el abuelo que emigró a Suiza”.
Nuestra mentalidad, además, debería cambiar. Me refiero a que deberíamos ser más conscientes de nuestras diferencias y nuestros parecidos, y también que debemos tener igualdad de oportunidades, en cuanto a riqueza, trabajo … También creo que existe una especie de “chovinismo europeísta” y “aporofobia”: nadie desprecia a un inglés de 70 años que viene a gastar miles de euros en un chalet en la Costa de Sol, pero cuando se trata de un africano o un sudamericano que ha venido a trabajar, la cosa cambia. Y eso que es probablemente el africano el que más beneficiará a la economía, cubriendo puestos de trabajo que nadie quiere y haciendo crecer la población activa del país. Por otra parte, nosotros mismos deberíamos darnos cuenta de que muchos de los inmigrantes que llegan tienen estudios, y que nos comportamos como señoritos cuando no aceptamos un trabajo de limpiadora, cuidador de ancianos u obrero de la construcción. Nos vemos a nosotros mismos como gente demasiado fina y con demasiado nivel como para hacer eso. Pero cada uno de esos trabajos es como cualquier otro, y en vez de engrosar las listas del paro, deberíamos ceder en nuestras exigencias a la hora de buscar un trabajo.
En cuanto a política, los gobiernos deberían darse cuenta de que las migraciones son ciclos necesarios en las sociedades y parte de la globalización. Lo más sencillo para ellos, si lo que quisieran es evitar la inmigración, sería donar el 0’3 % de su PIB, con lo que se supone que acabaría la pobreza mundial. Los gobiernos estatales e instituciones deberían encargarse de proteger a los inmigrantes, ya sean legales o ilegales, ya que necesitan de tal forma dinero para enviar a su país y a su familia, que aceptan cualquier trabajo por malo que sea. Debería de haber una especie de cargo de inspección que controlase las condiciones y calidad de trabajo de los inmigrantes. También deberían darse ayudas para crear asociaciones de inmigrantes, en las que se ayudaran entre ellos, con lo que les sería más fácil encontrar trabajo y compartir información sobre el estado de su país de origen.
Uno de los factores que influyen más en la gente son los medios de comunicación, en los que se debería de dar más importancia a la realidad de la inmigración, no sólo a la parte sensacionalista. Por ejemplo, no hace falta que un skin-head se dedique a agredir a una chica en el metro para que se hable del peligro de los grupos radicales formados por españoles contra los inmigrantes (y otros colectivos “minoritarios). Por supuesto, se han hecho cientos de reportajes sobre los grupos de “ñetas” o delincuentes juveniles sudamericanos en nuestro país, sin tener en cuenta a nuestros propios vándalos. Sería importante que supiéramos más de los países de los cuales llegan los inmigrantes a España (igual que en el resto de Estados receptores de inmigrantes), para entender su situación.
Y algo que creo que es importante es, simplemente, dejarlo pasar. No podemos evitar las migraciones, así que lo que hay que hacer es aprender a abrir la mente y entender que tiene que pasar. Machacar a los demás con los conflictos que pueden surgir como consecuencia de la inmigración no es la solución. Me pongo a mí misma como ejemplo, y reconozco que hasta este año, en el que hemos tenido una asignatura entera nada más que de inmigración, no había dicho tantas barbaridades sobre los extranjeros y los inmigrantes. No las digo en serio, claro, yo casi nunca hablo en serio, pero es la verdad (también digo muchas cosas de los españoles). Creo que si hay mucha gente que ve un problema con la inmigración, sobre todo con la masiva, pero bombardear con información no es tampoco muy productivo, porque la gente no cambia de idea de esa manera, y pueden reaccionar peor.
De todas formas, debo decir que la asignatura me ha gustado y que he aprendido bastante. Esto último es una especie de conclusión personal.